sábado, 30 de diciembre de 2017

Ghost story (1981)

Dirigida por John Irvin, llega otra de esas películas de terror de la década del 80.


CUATRO HOMBRES Y UN FANTASMA. Por Juan DD

Esta peli del año 1981 nos relata la historia de la sociedad chowder, un grupo de octogenarios que se sientan alrededor del fuego a compartir sus historias de terror en lo que resulta ser un pasatiempo bastante entretenido. Todo empieza en un pacífico y tranquilo pueblo del estado de Nueva Inglaterra con un terrible invierno, cuando Edward uno de los integrantes de la sociedad chowder recibe la noticia del fallecimiento de uno de sus hijos, esto más tarde también se vería ligado a la muerte del mismo Edward, sin embargo Don el hermano e hijo de los fallecidos tiene sus sospechas respecto a estos hechos y decide investigar a fondo lo sucedido. Al parecer todo apunta a una misteriosa figura espectral del pasado que tiene una vieja deuda que saldar con los integrantes de la sociedad chowder y todos sus descendientes por lo que la atmosfera del pequeño poblado se torna tenebrosa y desoladora (queda claro que los integrantes de dicha sociedad no siempre fueron tan honorables y han hecho de las suyas), indicando que una fuerza oscura se ha cernido sobre este y promete traer consigo caos y desesperación. Conforme esto avanza la salud mental de todos se verá comprometida ya que al parecer este ser siniestro puede materializarse e interactuar con las personas de una forma bastante desagradable, por lo que el misterio que gira en torno a esto se complica y se hace cada vez más nebuloso para los protagonistas que se ven envueltos ante la desesperación de una muerte horrible. 
Para destacar esta película recomendada por el amigo Ted Kord, se debe mencionar los elementos bien manejados como los escenarios y las interpretaciones realizadas por su grupo de actores. Por otra parte la historia logra atrapar desde el primer minuto con su temática, se podría decir que es de esas películas pioneras en lo que se refiere a exterminar a toda una generación de familias, cosa que con el tiempo se aplicó en otras películas más contemporáneas. 
El terror psicológico juega un papel importante en este caso, donde se muestra un claro ejemplo de que la cosa no debe ser visceral para dar un buen susto, aunque claro, eso no desmerita que un poco de sangre también pueda emplearse en esta. No obstante también se debe decir que durante la película se ven algunas conductas negativas que suelen presentarse hasta en las dichosas “altas sociedades” donde nadie está exento de comportarse de la peor manera posible. Para el tiempo en que fue realizada la película puede calificarse como una obra con dignidad, debido a que captan la esencia del terror predominaba por aquella época, en lo que a mí respecta esta producción es adecuada para ser vista durante una relajante tarde ya sea que esta esté o no acompañada por una pequeña llovizna para hacer más agradable el entorno y el tiempo que se pasa frente al televisor mirándola.



No hay comentarios:

Publicar un comentario